Qué es el Eneagrama?

El Eneagrama de la Personalidad es un sistema y modelo psicológico que categoriza y relaciona las conductas humanas en nueve perfiles distintos. Este modelo se representa mediante una figura geométrica de nueve vértices, donde cada uno simboliza un tipo de personalidad del Eneagrama. Cada uno de estos tipos posee rasgos y convicciones que, aunque son únicos, se agrupan en las categorías de Corazón, Cabeza o Cuerpo.

Este modelo clasifica a los individuos en nueve tipos de personalidad interrelacionados, cada uno de ellos influenciado por un patrón distinto de cognición, emociones y comportamiento. Impulsado por las enseñanzas de Claudio Naranjo, el Eneagrama guía a las personas hacia la autoconciencia y el crecimiento personal, sirviendo así como una lente integral a través de la cual nos percibimos e interpretamos a nosotros mismos y a los demás.

Al observar la diversidad inherente al carácter humano, los nueve tipos clave del Eneagrama divergen para reflejar diferentes visiones del mundo, inspiraciones, ambiciones y ansiedades. Cada tipo, indicado numéricamente, comprende una combinación distintiva de estos elementos.

A diferencia de las tipologías rígidas, el Eneagrama acentúa la fluidez de estos tipos, y los individuos a menudo muestran rasgos de varios tipos, aunque con uno dominante. Estas interacciones entre tipos culminan en la estructura orgánica del modelo del Eneagrama, donde cada tipo está intrínsecamente entrelazado e influye en los demás.

Explotar la profundidad del Eneagrama promete varios beneficios, el más amplio es la posibilidad de que las personas comprendan sus identidades profundamente. Este conocimiento de uno mismo engendra desarrollo personal y evolución espiritual, fomentando la comunicación funcional y mejores relaciones interpersonales.

Además, el Eneagrama desnuda las limitaciones autoimpuestas, guiando a las personas hacia la autenticidad y la plenitud.

Partiendo de la premisa de la interconexión de todos los tipos y la idea de un tipo primario que permanece constante durante toda la vida, el Eneagrama amplía sus principios para considerar las «alas«, refiriéndose a los tipos adyacentes que informan su tipo primario.

Este modelo también explica las direcciones de integración y desintegración, metáforas de los cambios dinámicos en nuestras personalidades en respuesta al crecimiento o al estrés.

A modo de ejemplo, podríamos considerar nueve personajes representativos del Eneagrama: el perfeccionista, el ayudante, el triunfador, el individualista, el investigador, el leal, el entusiasta, el retador y el pacificador. Cada uno retrata una mezcla diversa de dedicación ética, calidez, orientación al éxito, expresividad, intensidad cerebral, lealtad, energía, asertividad y tranquilidad. Sin duda, la composición del Eneagrama de cada individuo diferirá en el grado y la combinación de estas personas, lo que subraya la consideración del modelo por la singularidad y complejidad humana.

¿Qué es el Eneagrama de la Personalidad?

El Eneagrama de la Personalidad es un modelo psicológico que define nueve tipos de personalidad distintos. Este Eneagrama se suele representar con una figura geométrica de nueve vértices, donde cada tipo de personalidad corresponde a un vértice. Cada personalidad se caracteriza por un conjunto único de rasgos, fortalezas y debilidades. Según el Eneagrama, cada tipo está impulsado por una ideología central que moldea las perspectivas, decisiones, temores y motivaciones del individuo.

El Eneagrama también agrupa similitudes entre los nueve tipos de personalidad en tres categorías adicionales. Primero, los Tipos de Corazón. Las personas con personalidades de Tipo Corazón se guían por sus emociones y poseen una gran empatía. Segundo, los Tipos de Cabeza. Aquellos con personalidades de Tipo Cabeza priorizan la lógica y los hechos por encima de las emociones e instintos. Tercero, los Tipos de Cuerpo. Las personalidades de Tipo Cuerpo confían en su intuición y valoran su libertad personal.

Símbolo del Enegrama

El símbolo del eneagrama es una figura geométrica que consta de tres formas básicas: el círculo, el triángulo y la hexada.

  • Círculo: Representa la integridad y la unidad. Simboliza la perfección de las cosas ya que se cierra sobre sí mismo. También se vincula con la relación espiritual existente entre el cielo y la tierra. Dentro de la simbología del eneagrama, el círculo nos recuerda que somos un todo.
  • Triángulo: En el eneagrama, el triángulo está formado por los eneatipos 3, 6 y 9, dando lugar a la fuerza de tres o a la ley de tres. Representa al número tres y a la proporción divina, simboliza la trinidad del ser: armonía, la divinidad y la proporción.
  • Hexada: Está formada por los eneatipos 1, 4, 2, 8, 5 y 7 dando lugar a la ley de siete. En el eneagrama este símbolo representa a los siete pasos de un proceso, desde que este inicia hasta que finaliza y luego de regreso al origen.

La simbología del eneagrama está constituida por la superposición de estos tres elementos: círculo, triángulo y hexada.

Cuáles son los nueve tipos de Eneagrama?

Los tipos del Eneagrama son:

  1. Tipo 1: El Reformador
  2. Tipo 2: El Ayudante
  3. Tipo 3: El Triunfador
  4. Tipo 4: El Individualista
  5. Tipo 5: El Investigador
  6. Tipo 6: El Leal
  7. Tipo 7: El Entusiasta
  8. Tipo 8: El Desafiador
  9. Tipo 9: El Pacificador
Cuáles son los nueve tipos de Eneagrama?

El sistema Eneagrama clasifica la personalidad en nueve tipos, cada uno con características, motivaciones, miedos, fortalezas y debilidades distintas. Los primeros tres abarcan los ideales del yo, la ética laboral y los estándares sociales.

El primero, conocido como El Reformador o El Perfeccionista (Tipo 1), se esfuerza por lograr precisión en su naturaleza diligente. Encarnan el perfeccionismo y el idealismo, con una notable preferencia por una alta integridad y un potente miedo a los errores. A pesar de sus logros en tareas meticulosas, su deseo dominante de absolutismo puede dificultar la relajación, creando una visión del mundo desequilibrada y en blanco y negro, similar a la de un contable intensamente metódico.

El Ayudante o El Dador (Tipo 2) encarna el altruismo, rebosante de generosidad y calidez, lo que a menudo se ve en profesiones enriquecedoras, como la enfermería. Sin embargo, su deseo de afecto y su temor al rechazo pueden hacer que se pasen por alto sus necesidades personales en su búsqueda de agradar.

El triunfador o el ejecutante (tipo 3) exhibe una búsqueda inquebrantable del éxito y la eficacia. Sin embargo, características admirables como la ambición y la laboriosidad pueden eclipsar sus relaciones interpersonales.

Los siguientes tres tipos de Eneagrama: el individualista (tipo 4), el investigador (tipo 5) y el leal (tipo 6) profundizan en los mundos internos y los dominios intelectuales. El individualista, único y expresivo, tiene sed de distinción y produce una creatividad incomparable. Pero su miedo a perder su identidad podría resultar en una sensación de alienación.

El Investigador, conocido por su destreza intelectual y su percepción, prospera en entornos analíticos. Sin embargo, su miedo a la impotencia podría llevarles a vivir vidas aisladas e introspectivas. E

El tipo 6, el leal, representa lealtad y confiabilidad. Si bien esto les da estabilidad, su escepticismo y miedo a carecer de apoyo podrían fomentar dudas y sospechas innecesarias.

El trío final, El entusiasta (Tipo 7), El retador (Tipo 8) y El pacificador (Tipo 9), resume la dinámica de la interacción social, el control y la paz. El entusiasta, enérgico y espontáneo, a menudo sobresale en roles dinámicos pero teme las privaciones, lo que lo lleva a la impulsividad.

El Retador, característicamente asertivo y protector, sobresale en posiciones de autoridad. Sin embargo, su miedo a la manipulación puede traducirse en un comportamiento dominante.

Finalmente, El Pacificador 9, es sinónimo de paz y aceptación. No obstante, su miedo al conflicto puede generar inercia y resistencia al cambio.

Esta categorización proporciona un enfoque pragmático para el desarrollo personal y profesional, fomentando la autoconciencia y mejores relaciones a través de una sabiduría espiritual profundamente arraigada y un análisis psicológico. Dota a las personas de la capacidad de comprender y reconocer comportamientos que pueden impedir su crecimiento, contribuyendo así a una vida más plena y realizada.

Cuáles son las características de cada tipo de Eneagrama?

Cuáles son las características de cada tipo de Eneagrama?

Dadas las clasificaciones del sistema de personalidad del Eneagrama, tenemos nueve tipos: El reformador (Tipo 1), El ayudante (Tipo 2), El triunfador (Tipo 3), El individualista (Tipo 4), El investigador (Tipo 5), El leal ( Tipo 6), El entusiasta (Tipo 7), El retador (Tipo 8) y El pacificador (Tipo 9). Cada tipo presenta características, beneficios, deficiencias, principios rectores y ejemplos aplicables únicos.

Eneatipo 1: Reformador

El reformador (tipo 1) se caracteriza por su búsqueda de la perfección y sus tendencias reformistas, y a menudo desempeña un papel clave en la rectificación de su entorno. Con características como la meticulosidad y el ojo para el detalle, su principal beneficio radica en su capacidad para inspirar mejoras dentro de grupos o equipos, gracias a su integridad y dedicación. Sin embargo, a veces pueden luchar contra tendencias demasiado críticas y niveles reducidos de satisfacción debido a los altos estándares. Sus principios fundamentales son la dedicación, la perfección y la integridad moral. Por ejemplo, un optimizador de sistemas en un lugar de trabajo podría ilustrar una personalidad Tipo 1.

Eneatipo 2: Ayudante

El Ayudante (Tipo 2) está impulsado por la necesidad de conexión interpersonal y amor. Su generosidad y desinterés superan sus propias necesidades, creando así un ambiente de apoyo y cariño, su principal beneficio. Su peligro radica en el posible descuido de sus propias necesidades debido a una dependencia excesiva de la afirmación externa. El amor, el altruismo y la compasión forman los principios fundamentales del tipo 2. Un ejemplo puede ser un compañero de equipo que ofrece asistencia y controla el bienestar de los demás.

Eneatipo 3: Triunfador

El Triunfador (Tipo 3) está impulsado por un deseo de elogio y éxito. Con su naturaleza competitiva y ambiciosa, a menudo son personas bien organizadas cuyas características de conducción pueden resultar en logros significativos. Sin embargo, corren el riesgo de comprometer su realización personal si buscan constantemente la validación externa. Los principios básicos del eneatipo 3 son el reconocimiento, el logro y el éxito. Un ejemplo típico sería un director ejecutivo que aspira a mejorar el reconocimiento de su empresa.

Eneatipo 4: Individualista

El Individualista (Tipo 4) se caracteriza por su esfuerzo por la autenticidad y la autoexpresión. Estas personalidades expresivas son sensibles a su entorno y a menudo muestran una gran creatividad. Sus perspectivas únicas fomentan la diversidad y la innovación, su principal beneficio. Sin embargo, la inestabilidad emocional y el aislamiento podrían ocurrir debido a su incesante búsqueda de identidad. La autenticidad, la autoexpresión y la introspección son sus principios rectores. Un director creativo que busca diseños innovadores podría representar una personalidad Tipo 4.

Eneatipo 5: Investigador

El investigador (Tipo 5) se nutre de la competencia y la comprensión. Caracterizados por ser perceptivos e innovadores, los investigadores prefieren la autonomía en el trabajo. Pueden ofrecer conocimientos analíticos profundos, su principal beneficio. Sin embargo, enfrentan el riesgo potencial de soledad y desconexión debido a una necesidad incesante de espacio personal. El conocimiento, el desapego y la autosuficiencia forman sus principios fundamentales. Un ejemplo típico sería el de un científico que realiza una investigación exhaustiva.

Eneatipo 6: Leal

El Leal (Tipo 6) es conocido por su búsqueda de seguridad, estructura y orientación. Fiables y trabajadores, aportan estabilidad y compromiso en los lugares de trabajo, lo que constituye su principal beneficio. Sin embargo, pueden luchar contra la ansiedad y las dudas sobre sí mismos. Lealtad, seguridad y responsabilidad definen sus principios. Un empleado corporativo que demuestre lealtad a su organización sería un buen ejemplo.

Eneatipo 7: Entusiasta

El Entusiasta (Tipo 7) busca satisfacción y nuevas experiencias. Con una característica espontánea, alegre y aventurera, inyectan creatividad, entusiasmo y alegría a su entorno. Sin embargo, su impulsividad e insatisfacción pueden plantear desafíos. Sus principios fundamentales son la exploración, la alegría y el anhelo de nuevas experiencias. Un planificador de eventos animado que prospera con la espontaneidad es un ejemplo de este tipo.

Eneatipo 8: Retador

El Retador (Tipo 8) desea control y autodependencia. Asertivos y directos, protegen ferozmente su autonomía y enfrentan los problemas de frente, a menudo empujando a los demás más allá de sus límites, un beneficio clave. Sin embargo, la vulnerabilidad emocional y el comportamiento de confrontación son problemas potenciales. La fuerza, la autosuficiencia y el control son sus principios. Un líder de equipo que empuja a su equipo hacia el alto rendimiento se hace eco de un Tipo 8.

Eneatipo 9: Pacificador

El Pacificador (Tipo 9) aspira a la paz interior y exterior. De mente abierta, solidarios y serenos, mejoran la dinámica interpersonal utilizando habilidades inherentes de resolución de conflictos. Sin embargo, pueden luchar contra la inercia y descuidar sus necesidades, buscando mantener la armonía. La paz interior, la armonía y la aceptación sirven como principios rectores. Un gerente de recursos humanos que media en conflictos y garantiza un lugar de trabajo pacífico representa bien este tipo.

A medida que profundizamos más en el sistema del Eneagrama, observemos que si bien cada tipo tiene sus características, beneficios e inconvenientes únicos, este no es un enfoque único para todos. Por lo tanto, comprender la compleja dinámica de todos los tipos de Eneagrama puede conducir a mejores resultados personales y profesionales.

Qué son las Alas en el Eneagrama?

Las alas en el Eneagrama son los dos números a cada lado de nuestro eneatipo principal. Tradicionalmente se ha enseñado que tenemos una predominante, la cual tiene una influencia especial sobre nosotros complementando o «condimentando» nuestra personalidad. Por ejemplo, si tu eneatipo es el 9, entonces tus alas son 8 y 1.

Las alas del Eneagrama nos muestran el grado de relación entre un eneatipo predominante con uno vecino. No cambian qué eneatipo tienes, es decir, si tienes personalidad tipo 7, por muy fuerte que sea tu ala 8, seguirás siendo un 7.

Conocer tu tipo predominante como tu ala es igual de importante, ya que obtienes una imagen holística de tu eneatipo. Las Alas del Eneagrama aportan humanidad a los perfiles dominantes. Lejos de ser meros tipos consistentes y absolutos, somos contradictorios y estamos llenos de claroscuros que nos aportan densidad y profundidad.

Cómo puedo identificar mi tipo de Eneagrama?

Identificar su tipo de Eneagrama es posible a través de un enfoque múltiple, que comprende la introspección interrogativa, la autoobservación y la comprensión de sus miedos y deseos arraigados. Para empezar, la introspección implicará un diálogo interno sincero que se centre en los rasgos, inclinaciones, compulsiones y motivaciones de su carácter. Además, la autoobservación objetiva de sus patrones de comportamiento en diversas circunstancias y contextos puede ofrecer conocimientos fundamentales. Por último, reconocer los elementos fundamentales que impulsan tus miedos y deseos puede ayudarte a desenmascarar tu tipo. La comprensión matizada de estos tres dominios podría facilitar el discernimiento de su tipo de Eneagrama.

Las herramientas digitales, como las pruebas de personalidad, ofrecen otra opción para discernir su tipo de Eneagrama. Proliferadas en Internet, gratuitas en la mayoría de los casos, estas plataformas plantean una serie de preguntas introspectivas que te empujan a reflexionar sobre diversos aspectos de tu personalidad. El resultado final ofrece un tipo de «mejor coincidencia» según sus respuestas. Sin embargo, es mejor tomarlos como aproximaciones preliminares y tratarlos como asistencia complementaria en lugar de como una autoridad preeminente. Leer e investigar exhaustivamente sobre los tipos del Eneagrama podría agregar una capa de solidez a su proceso de identificación de tipos. Una variedad de libros, artículos y otros recursos en línea accesibles ofrecen una gran cantidad de conocimientos e información que pueden ayudar a definir su tipo de manera concluyente.

Cada uno de los nueve tipos del Eneagrama está subrayado por motivadores o visiones del mundo únicos, que ayudan a una identificación distinta. El perfeccionista (tipo 1) está instigado por un compromiso inherente hacia la rectitud y la integridad, el tipo 2 (el ayudante) gira en torno a la necesidad de ser amado, correspondido mediante una donación desinteresada. El tipo 3 (El triunfador) gira en torno al impulso de lograr y evitar el fracaso. El Individualista (Tipo 4) se obsesiona con la individualidad y la unicidad. El tipo 5 (el investigador) está alimentado por la sed de conocimiento, la ambición del leal (tipo 6) es garantizar apoyo y seguridad. El tipo 7 (el entusiasta) encarna el entusiasmo por la vida y su diversidad, mientras que el retador (tipo 8) es provocado por el deseo de mantener el control personal. Por último, pero no menos importante, The Peacemaker (Tipo 9) aspira a la tranquilidad interior y la armonía con el mundo exterior. Estas distinciones fundamentales alimentadas por motivadores individuales ofrecen una base tangible para identificar su tipo de Eneagrama.

¿Qué tan preciso es el test del Eneagrama?

La precisión del test del Eneagrama depende de la sinceridad de las respuestas proporcionadas. Como con cualquier mecanismo de autoevaluación, hay una mayor probabilidad de obtener resultados precisos si quienes lo realizan responden con total sinceridad. Algunos investigadores critican el Eneagrama porque las respuestas pueden variar según el contexto de las opciones de respuesta y la mentalidad de la persona que realiza el test. Por lo tanto, el test no siempre arrojará los mismos resultados cada vez que una persona lo tome.

¿Cuáles son los usos del Eneagrama?

El Eneagrama se utiliza principalmente para ayudar a las personas a identificarse con sus personalidades innatas. No solo brinda a los individuos la posibilidad de reconocer sus fortalezas, sino también de abordar proactivamente los aspectos menos dominantes de su personalidad. En el ámbito corporativo, el Eneagrama se utiliza a menudo en ejercicios de construcción de equipos. Las pruebas del Eneagrama ayudan a los colegas a comprenderse mejor entre sí y a reconocer las diferentes características que cada uno aporta al equipo. La ventaja de usar el Eneagrama es que descompone la personalidad en facetas fácilmente identificables, permitiendo una mejora personal enfocada.

Una amplia prondización de estas características y mucho más se estudian en el Curso online de Eneagrama de Aprender21.

Cuáles son los beneficios de aprender sobre el Eneagrama?

Al profundizar en la comprensión del Eneagrama –una matriz de nueve puntas que disecciona la personalidad humana en tipos discretos– surgen ciertas ventajas que facilitan la autocomprensión, el crecimiento y la mejora de las relaciones interpersonales. La utilidad del Eneagrama trasciende la aplicación personal, extendiendo los beneficios a las interacciones tanto profesionales como personales.

Un mérito observado es la mejora de la autoconciencia: a través de la lente de uno de los nueve arquetipos de personalidad, los individuos obtienen claridad sobre sus deseos subconscientes, miedos latentes, fortalezas y motivaciones. Esta revelación promueve la navegación en el viaje de la vida, basada en el conocimiento consciente de los procesos psicológicos intrínsecos.

Es importante señalar que el Eneagrama es aplicable para fomentar una mejor dinámica en las relaciones. Esto se puede lograr a través de una mayor empatía por los diversos estilos de personalidad que produce la comprensión del Eneagrama.

Conocer la psique de los demás, como sus impulsores motivacionales y sus tendencias de reacción, ayuda a gestionar los conflictos y reforzar las conexiones interpersonales. Al mismo tiempo, combinar esta comprensión con su tipo de personalidad permite una comunicación más efectiva; comprender cómo un individuo puede percibir sus acciones puede permitir un enfoque basado en las fortalezas para la construcción de relaciones.

Además, el Eneagrama ofrece un camino para el crecimiento y desarrollo personal. Sirve como una herramienta incisiva que analiza las debilidades y fortalezas de la personalidad, fomentando un enfoque en la superación personal. Además, la información de este modelo de tipificación de personalidad puede ayudar a delinear caminos de vida satisfactorios al comprender las motivaciones centrales que impulsan el comportamiento de un individuo.

¿Cómo puedo usar el Eneagrama para mejorar mis relaciones?

El Eneagrama, un sistema de delineación de la personalidad que divide a las personas en nueve tipos diferentes, surge como una herramienta eficaz para cultivar relaciones. El quid de su utilidad radica en su capacidad para fomentar una mayor comprensión y apreciación de uno mismo y de los demás, promoviendo así interacciones más saludables y empáticas. Cada tipo de Eneagrama varía significativamente y se caracteriza por un conjunto específico de rasgos, impulsos motivacionales y miedos, indicados por los números del uno al nueve. Al reconocer estos aspectos únicos dentro de usted y de su pareja, puede concentrarse en las razones detrás de acciones y reacciones específicas que invariablemente contribuyen a interacciones enriquecidas y a la mejora de las relaciones.

Un beneficio fundamental de la metodología del Eneagrama es su capacidad para subrayar las disparidades en los estilos de comunicación, la perspectiva general y las estrategias de resolución de conflictos entre usted y su pareja. Considere, por ejemplo, el beneficio Exploratorio asociado con una personalidad Tipo 2 o «Dador» que comprende por qué un Tipo 5, conocido como el «Investigador», requiere espacio y tiempo personal. De manera similar, una mayor comprensión de la necesidad del Tipo 8 o «Protector» de tener conversaciones asertivas podría empujar a un Tipo 9 o «Pacificador» a expresar sus deseos de manera más asertiva, en lugar de priorizar exclusivamente la armonía.

El Eneagrama está anclado en ciertos principios subyacentes como el Principio de las Tríadas, que delimita los tipos en tres grupos: Intelectual, Emocional e Instintivo. El Principio de las Alas denota la conectividad de cada tipo con otros dos tipos, influyendo así en las características centrales, mientras que el Principio de los Niveles de Desarrollo demuestra cómo cada tipo muestra crecimiento personal o regresión a través de comportamientos saludables, promedio y no saludables. Esta comprensión integral fomenta estrategias de resolución de conflictos, lo que resulta en relaciones más saludables. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Eneagrama es simplemente una herramienta y los humanos no pueden reducirse a un sistema o un número. Por lo tanto, si bien cultiva una comprensión enriquecida, no garantiza soluciones inmediatas a los desafíos de las relaciones.

Aprenda más de Eneagrama con nuestro curso online.